Sincericidioshombre desesperado con las manos en la cabeza y errores de la campaña navideña de Zaragoza

 

Ya llega la navidad, una época en la que nos sobreviene la necesidad de consumir y regalar, nos rodean las publicidades que incitan a ello.

¿Somos libres para tomar las mejores decisiones?

Posiblemente no, estamos completamente influenciadxs por los mensajes que nos rodean, en la televisión, en la prensa, en la radio, en las marquesinas y escaparates que nos van enviando mensajes subliminales a nuestro cerebro para animarnos a consumir.

 

Por desgracia entre los regalos aparecerán también animales, en la mayoría de las ocasiones adquiridos o adoptados sin tener en cuenta las consideraciones necesarias para que esa llegada del animal sea beneficiosa para toda la familia y para el propio animal, así como para la convivencia con el resto de sus vecinxs.

 

Por lo tanto es muy loable que en estas fechas se intensifiquen las campañas por la tenencia responsable de animales, desde Mr. Hueso y Espacio Ítaca lanzamos hace unas semanas dos vídeos con consejos para tomar las mejores decisiones antes de tener un animal y otro para aquellas personas que ya tienen un animal. Puedes verlos en este artículo.

 

Pero lo que no es aceptable es que estas campañas sean un cúmulo de despropósitos, por lo que en este artículo vamos a analizar la campaña navideña del Ayuntamiento de Zaragoza “Un animal no es un juguete” 2017

Cartel de la campaña, con muchos errores que se van a analizar y explicar en el artículo

¿En serio?

¿Esto es lo que podemos aportar a la convivencia?

¿Esta campaña es adecuada?

 

Analicemos este cartel por partes:

Imagen principal

Nos encontramos como imagen principal a un perro, un gato y unas cajas de regalos. Qué percibe nuestro cerebro ante este cartel, ni más ni menos que una asociación de animales con regalos, precisamente lo que se pretende evitar en la sociedad.

un perro, un gato y unos regalos

Pues vaya fiasco, ahora explícale a cada uno de los/as miles de niños y niñas que verán este cartel en los autobuses y tranvías de la ciudad que aunque allí salgan animales y regalos no está bien asociar ambas cosas y que los animales no son un regalo adecuado.

El objetivo educativo de la campaña se desvanece ya que el 50% de lo que aprendemos es en base a lo que ven nuestros ojos.

Pero es que además tenemos un terrible ejemplo en esta misma imagen de lo mal que convivimos con los animales, el daño físico y emocional, representado en ese collar de cadena que lleva el perro:

 

Si vas al enlace de la campaña en el Colegio de Veterinarios de Zaragoza te encuentras con el siguiente texto:

Esta iniciativa pretende dar el mensaje de que al adquirir un animal, adquirimos nos comprometemos durante toda su vida, por lo tanto debemos ser conscientes de la responsabilidad tan importante que tenemos. Los animales son seres vivos que sienten y padecen, a los que hay que alimentar y cuidar, educarlo, sacarlo a pasear sus horas correspondientes, proporcionarle asistencia veterinaria, y garantizarle un entorno adecuado, con ausencia sufrimientos y dolor evitable, y  situaciones que produzcan miedo, ansiedad o desasosiego.

¿Cómo pretendemos educar a la sociedad en cuanto a las necesidades y libertades del bienestar animal si en las campañas promovemos precisamente el uso de materiales que provocan sufrimientos, dolor evitable, miedo y ansiedad?

 

Continuemos, porque esto no es todo… Llegamos al mensaje de la campaña.

Pone un animal no es un juguete, todo en rojo menos la palabra no en negro

Nuevamente tenemos un efecto visual que es completamente contrario al objetivo de la campaña, aquí nuestro cerebro lo primero que lee es UN ANIMAL ES UN JUGUETE, y si analizamos con algo más de detenimiento veremos la palabra NO, en negro, destacando menos, cuando debería ser justo lo contrario!!!!

Lo que se pretende destacar es que NO son un juguete, NO son un regalo adecuado, NO es una decisión para tomar a la ligera.

Alguien pensará, qué exagerados en Mr. Hueso. Sólo decirles que únicamente aprendemos el 10% de lo que leemos, por lo que ese NO pasará desapercibido para el cerebro de muchísima gente que vea el cartel.

Y la segunda parte del mensaje, bajo la foto de los animales y los regalos:

dice no compres, en rojo, y debajo, adopta con responsabilidad

Encontramos en rojo, entre exclamaciones y en un tamaño de letra mayor para destacar la frase no compres.

¿Tan difícil es analizar los estudios sobre abandono animal en los que no se refleja que precisamente sea la compra de animales la causa principal del problema?

En Mr. Hueso animamos a la gente a adoptar si se dan las circunstancias que hagan que sea la mejor opción para esa familia, pero no siempre es así.

Criticar de forma generalizada a todas aquellas familias que optan por la adquisición de un animal de forma responsable o no, por el hecho de optar por este medio de adquisición es criticar al 50% de la población, flaco favor nos hacemos con ello. Es preferible una adquisición de un animal de forma responsable que una adopción irresponsable.

 

Y en segundo término, en negro y con menos tamaño de letra, la frase adopta con responsabilidad.

¿Por qué este, que debería ser el mensaje principal de la campaña, transmitiendo la idea de la responsabilidad en la tenencia de animales, aparece en segundo plano?

No es lógico y ni positivo, como tampoco lo es que en el Centro Municipal de Protección Animal de Zaragoza no se lleven a cabo las adopciones con responsabilidad, no se realice un estudio de los/as adoptantes interesados/as y del animal que solicitan, se separen animales a edades inadecuadas y perjudiciales, se entreguen animales sin desparasitar y vacunar…

Pero claro, esto daría para otro artículo mucho más serio, sobre cuestiones que incumplen la ordenanza municipal del mismo Ayuntamiento, como otras normativas que velan por el bienestar animal.

 

Y antes de acabar analicemos los logos que incluye este cartel

logos del cartel

Tenemos a dos entidades que deberían haber velado por algunos de estos errores, el Colegio de Veterinarios de Zaragoza y el Hospital Veterinario de la Universidad de Zaragoza.

¿No se les pasó el cartel antes de publicarlo? ¿Se les pasó y aún así le dieron el visto bueno? No lo sabemos y ambas cosas nos preocupan, aunque una mucho más que la otra.

 

Aparece el logo del Ayuntamiento de Zaragoza, que presume de llevar a cabo políticas en beneficio de los animales. Con todo lo dicho anteriormente ya no tengo más que añadir, pero me da mucha lástima que llevemos 6 años ofreciendo nuestros proyectos educativos y se nos responda que no son necesarios y que desde hace 3 se hayan solicitado reuniones para diseñar proyectos comunitarios en nuestra ciudad, como nuestros Proyectos CanVivencia llevados a cabo en otros municipios, y ni siquiera se haya respondido nunca, ni tan siquiera para escucharnos…

 

¿Qué otros logos aparecen?

Aparecen los logos de marcas y empresas relacionadas con la alimentación animal, las mismas que financian la “Cátedra el Grupo Bynsa y la nutrición en la salud de los perros y los gatos” de la Universidad de Zaragoza o que son los proveedores de la marca Compy del Mercadona.

También el de un club de agility, porque en esta ciudad seguimos sin comprender que lo principal es invertir en educación y se prefiere destinar el dinero público en un deporte que ni beneficia a la mayoría de los perros ni ayuda a mejorar la convivencia entre la sociedad y los animales.

El de una empresa de publicidad que suponemos son los artistas del cartel.

Y salen otros que sinceramente no sabemos de lo que son porque en la imagen del cartel que hemos encontrado si la amplio no se llega a identificar a qué corresponden, si vemos el cartel físico y los reconocemos añadiremos opiniones sobre ellos si da lugar.

 

A lo que vamos es ¿qué aportan esos logos y esas entidades a esta campaña? ¿benefician al objetivo de la misma? ¿aprovechan para publicitarse servicios, productos o cuestiones que no son el objetivo de la campaña? no se, para nosotros no aportan nada y tampoco sabemos si esas entidades estarán de acuerdo con la joya de cartel.

 

Concluyendo, nos da mucha lástima que el dinero invertido en esta campaña esté tan mal invertido, que los mensajes educativos que se podrían haber transmitido se hayan perdido por el camino, que la oportunidad para ayudar a las personas a entender mejor cómo relacionarnos con los animales no se haya tenido en cuenta.

 

Se anuncia que habrá un desfile con animales del centro de protección, nuevamente tiramos por tierra el objetivo educativo, el 90% de lo que aprendemos es por lo que decimos y hacemos, es decir, aunque estemos diciendo que hay que cuidar a los animales, vamos a llevarlos a un escenario, con unos altavoces, a un entorno antinatural, lleno de gente hablando, con frío, de noche… para pasear a unos perros por la Plaza del Pilar, donde tenemos montado un mercadillo y atracciones navideñas, ¿para qué? ¿para ayudar a esos animales? ¿o para ofrecerlos como si fuese un escaparate, lo mismo que a la vez prohibimos a las tiendas de animales con mucha razón?

 

Llevamos muchos años con campañas como esta, dando por hecho que comprar es la peor opción, sea una compra responsable o no, sea a un criador responsable o a una fábrica de cachorros, apostando por una única vía, la de la adopción, mientras en cambio nos preocupamos muy poco porque esos animales estén con un bienestar adecuado y que las adopciones se realicen de forma adecuada… Y en todos estos años el abandono de animales no para de subir.

 

¿Cuándo empezaremos a hacer las cosas bien? Nosotrxs, en Mr. Hueso y en Espacio Ítaca no os esperamos, llevamos años por otro camino en el que el objetivo no sea tener la razón, sino ayudar a personas y animales a aprender a convivir.

Este artículo creemos que era necesario y que debe formar parte de nuestra sección de SINCERICIDIOS, donde decimos las cosas como las pensamos aunque nos conlleven perjuicios por haberlas dicho. Confiamos en que los responsables de esta campaña en vez de atacar este artículo tomen nota de nuestras opiniones para futuras ocasiones.

 

2 Comentarios

  1. Y se te olvida que el primer signo de admiración está mal puesto, :-). Lo que para mí evidencia que la campaña la ha hecho el cuñado, o alguien con conocimientos de marketing cero (porque las cuestiones que citas salen solas a nada que las piensas) y que NADIE ha revisado después el cartel (al menos por la falta de ortografía).
    Por otro lado fomentar la adopción responsable en Navidad es una contradicción en sí misma. Navidad no es época propicia para introducir un animal en la familia. Y apenas he conocido a nadie que señale la incoherencia (por no llamarlo maltrato) que suponen los “desfiles pro-adopción”, donde perros que ya de por sí lo están pasando mal en un refugio son sometidos a horas de masificación de personas, inundación de ruidos y estridencias por una megafonía atroz, y otras lindezas que solo sirven para amedrentarlos. Y difícilmente para fomentar una adopción responsable, más bien una adopción impulsiva: lo veo, lo quiero.
    Felicidades por tu crítica, espero que desde el ayuntamiento la tengan en cuenta y afinen más, la intención está ahí, solo hace falta que la desarrollen con cabeza (y quizá con un buen asesor de marketing, jejeje).

    • Cierto, nos fijamos en muchos detalles y ese ya pasó desapercibido y es evidente jaja

      Muy de acuerdo en todo lo que comentas, ni es un buen momento, ni es una buena campaña, ni esos eventos pro-adopción son adecuados…

      Gracias por tu comentario Irene, un placer recibir tus opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario