SincericidiosMr. Hueso con unas gafas divertidas

Sincericidios va a ser la categoría en la que se expongan opiniones y cuestiones que no son fáciles de decir y/o fáciles de escuchar, aquellas opiniones que antes de expresarlas piensas “me van a llegar hostias por todos lados”, pero que son necesarias para producir cambios y mejoras.

 

A lo largo de la vida nos dicen muchas cosas que son incoherentes entre sí, como por ejemplo:
  • Cuando somos niñxs no paran de repetirnos “mentir está muy feo, siempre debes decir la verdad”. Y cuando en una tienda tu sinceridad infantil te lleva a decir “mira mamá la vecina que os cae mal” tu madre flipa en colores.
  • En la adolescencia nos dicen muy a menudo “es que no te explicas, te lo guardas todo y así no hay quien te entienda”, pero todxs sabemos que ocurre cuando tratas de explicar a tu familia lo que tu adolescente lleva dentro.
  • Con las amistades a lo largo de la vida muy buenas deben ser para que cuando realmente expreses tu opinión en temas importantes, si es contraria a la suya, no derive en problemas en la relación. Amistad con condiciones es lo que solemos vivir, ojo te desmarques en asuntos tan absurdos como la política, los deportes, la ropa o aspectos relacionados con los hijxs, porque serás señaladx.
  • Con las parejas cuantas veces se dice “lo que tu quieras” para no meterte en un bucle sin fin, en un diálogo de besugos para decidir si vas a pasear o al IKEA, que aunque andes más que por el parque no se puede catalogar como paseo. En cambio ante la pregunta ¿qué valoras más en una relación? la respuesta mayoritaria suele ser “la sinceridad”
  • Y en el trabajo, buff qué difícil es alzar la voz ante situaciones que no crees adecuadas para ti, para algún compañero/a o para los objetivos del equipo. Pero no hay reunión de equipo en la que un encargado/a o jefe no suelte eso de “son bienvenidas vuestras opiniones” menuda arma de doble filo!!!

 

Estas cosas yo las llevo haciendo toda la vida, no puedo contenerme mi opinión o mi sinceridad porque me quema por dentro y me niego a autocontrolarme para ser infeliz o frustrarme y pasarme días sin dormir con una cuestión en la cabeza.

Para mi equilibrio y salud emocional necesito exponer cuestiones que a veces quedan en un escrito privado y otras las realizo ante decenas, cientos o miles de personas.

 

Esta sección no pretende herir a nadie, pretende provocar, causar cambios, sacar a la luz cuestiones que muchos opinan en privado pero que acarrean crítica cuando las realizas.

Sincericidios no tiene como objetivo hacer amigxs, como tampoco busca generar hooligans, mis opiniones serán compartidas por más o menos personas, que estaré encantado que se sumen a ellas pero no creando un monstruo que se use para atacar a otras personas.

 

El objetivo de sincericidios es que cuando alguna de las publicaciones de esta categoría te guste me lo hagas saber y la compartas añadiendo tu opinión, y que cuando no te guste también tengas toda la libertad de transmitirme las razones de por qué no la compartes, con sinceridad y con respeto, igual que yo lo haré para que todxs juguemos con las mismas reglas.

 

Quiero acabar recomendándote que si alguna de mis publicaciones sincericidas no te gusta o te indigna, la mejor herramienta es la palabra y la peor llamar a tu abogadx, ya que eso no te hará tener más razón, sino que posiblemente conlleve que protagonices una publicación sincericida que te guste todavía menos, porque la libertad de opinión, mientras no se salten las barreras, debería prevalecer en este mundo caótico que vivimos en donde dejamos de ser niñxs sincerxs para morirnos por dentro mientras nos convertimos en hombres y mujeres grises (sí, uno de mis libros preferidos y que me influyó en ser como soy fue MOMO)

 

Estaré y estaremos encantadxs de que esta categoría sea tan interesante para ti como nosotrxs creemos que lo es, gracias por visitarnos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario