SincericidiosAparece una persona disfrazada de perro, de color rojo, en la puerta de una tienda de animales llena de globos azules y rojos

La próxima apertura de una gran tienda de animales en el barrio en el que vivimos y tenemos nuestro centro físico nos ha animado a escribir este artículo.

Te invitamos a hacer una prueba, escribe en tu buscador “negocio tiendas de animales” y verás como te aparecen millones de resultados. En España y en todo el mundo los animales son un negocio muy poderoso.

Y como todo negocio muy poderoso nos puede embaucar sin darnos cuenta o nos puede embaucar pensando que somos muy listos por entrar en el juego. Pero vayamos poco a poco, que en este artículo de la categoría de artículos Sincericidios de Mr. Hueso vamos a analizar este modelo de negocio y su repercusión en la sociedad y en los animales.

 

En España son más de 2.000 millones de euros los que se mueven relacionados con los animales de compañía cada año

Una cifra muy elevada y que se incrementa de forma continua, relacionada con otros dos datos que caracterizan a España:

 

En un 30% de hogares ya hay un perro y en un 16% un gato. De esta manera nos podemos encontrar titulares como este “En Madrid hay el doble de canes que de niños menores de 5 años”

 

España tiene una de las cifras de abandonos de animales más vergonzosas, se estima que 137.000 perros y gatos se abandonan cada año en nuestro país.

 

Con todas estas variables tenemos un caldo de cultivo perfecto para los grupos de inversión y sus juegos de mercado, lo malo es que nunca beneficiarán ni a los animales ni a la convivencia con las personas, porque para ellos lo importante es la inversión y la rentabilidad, los números, y para conseguir esos números poco importa si se comercializa con animales, con pienso, con ropa o con electrodomésticos.

 

¿Qué ocurre con los pequeños empresarios, como clínicas veterinarias o la tienda donde conocen todo sobre tu perro?

Esos negocios están en una tremenda crisis, que afecta a esos/as profesionales, a sus familias, a la economía local y al bienestar de los animales que viven cerca o acudían a sus servicios. Te dejamos dos declaraciones de este reciente artículo: “Los veterinarios alertan de la muerte de las clínicas veterinarias tradicionales”

“En España hay más de 6.000 clínicas veterinarias tradicionales, y no es exagerado decir que están en peligro”, sostiene Antonio Reinoso, vicepresidente de Aevet (Asociación Española de Veterinarios Técnicos), que alerta sobre los procesos de sustitución y de desplazamiento que se están dando en el sector con la expansión de las franquicias, a menudo controladas por fondos de inversión.

“Los fondos de inversión han puesto ahora la vista en las mascotas”, indica Eduardo Abad, secretario general de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos), que alerta de los riesgos de aplicar los modelos de especulación económica y búsqueda de rentabilidad a ultranza propios de los fondos de inversión y las grandes cadenas a sectores como el de los veterinarios: “son uno de los primeros eslabones de la sanidad pública, por su contacto con los animales domésticos, y actúan como prescriptores de salud para las personas”.

Todo esto en un sector muy afectado tanto por el vergonzoso 21% de IVA que soporta como por ser la profesión con mayor número de suicidios.

Esta sería la primera razón por la que no alegrarte y no acudir cada vez que abren una tienda como esta en tu barrio o ciudad, ese puñado de euros que te podrías ahorrar será a costa de muchos/as profesionales que hasta ahora te cuidaban a ti y a tu animal de forma personalizada.

veterinario

 

Algunas personas pensarán que son buenas oportunidades y estas grandes tiendas generan empleo

Actualmente están facturando algunas de estas cadenas españolas entre 70 y 100 millones de euros, con una cifra aproximada de 1000 empleados repartidos en una centena de tiendas.

El modelo de negocio no se caracteriza por la generación de empleo sino por mover muchísimo volumen ventas y por lo tanto de facturación.

Cuantos/as menos empleados/as se necesiten mucho mejor, de hecho gran parte de su facturación es por la venta online, aproximadamente el 50%.

Cuanto menos cobren esos/as empleados/as mejor, y cuantos más días trabajen mejor, y por supuesto que trabajen en festivos.

Así que la cualificación de estas personas que te van a aconsejar sobre la salud o el bienestar de tus animales es muy posible que no sea adecuada, ya que no es esa característica la que se valora en la selección de personal, sino más bien que vendan mucho y rápido.

La edad de sus empleados/as también es acorde a la falta de experiencia, por lo que cuesta encontrar en estas tiendas a personas mayores de 40 años que atiendan tus consultas.

Entre su política de empleo también entra la externalización de departamentos y empleados/as, con lo que siempre conlleva para los/as trabajadores/as, menos capacidad de reclamar derechos laborales y condiciones adecuadas.

Los sueldos de estos/as trabajadores/as, sobretodo en comparación con las cifras de facturación y crecimiento de estas empresas, seguro que no son lo que desean quienes se han formado para atender la salud de los animales.

Trabajo de baja cualificación, para personas jóvenes, trabajo en fines de semana, dificultades para la conciliación familiar, bajos  salarios…

¿Por el puñado de euros que crees que te ahorrarás acudiendo a estas tiendas crees que merece la pena este tipo de crecimiento de empleo de mala calidad?

jóvenes que les marcan una L en la espalda

 

Generan mayor afluencia de público en los centros comerciales donde se instalan

Esto es cierto, este tipo de tiendas, por su diseño y sus campañas, provocan un aumento de público en aquellos centros donde se instalan.

Pero no deberías de alegrarte tampoco por esto, a no ser que seas el dueño del centro comercial, ya que si tienes un pequeño negocio en ese lugar no te gustará saber cómo son las gestiones para la implantación de estas tiendas junto a tu negocio.

En ocasiones lo que estas grandes tiendas pagarán de alquiler por instalarse en algunos centros será 0€, pero es que en otros casos incluso les abonan la reforma del local para que se instalen ya no gratis sino pagando de esta forma para que lo hagan en su centro comercial.

En el caso del centro comercial que tenemos cercano a nuestra casa está en declive económico desde hace años, con la mayoría de sus locales comerciales en alquiler vacíos, alguno desde hace más de 10 años. En este caso esta instalación de una tienda de animales es una estrategia comercial para aumentar el público que acude al gran supermercado dueño del centro.

Así que cuando hagas cuentas de lo que te cuesta cada mes subir la persiana de tu tienda o negocio, ese que está en riesgo por la instalación de esta gran tienda en el barrio, evita pensar en que en su caso disponen de cientos o miles de m2 gratis, ejerciendo una competencia desleal hacia todo el tejido comercial cercano.

Por ese puñado de euros que pretendías ahorrarte y ese puñado de personas que acudirán a comprar allí, estarás contribuyendo a que en tu barrio, pueblo o ciudad cada vez haya más tiendas y negocios cerrados.

Consume como piensas, o acabarás pensando como consumes

 

También ocasionan un grave problema educativo

Estas tiendas tienen muy claro que gran parte de su público objetivo serán niños/as y personas jóvenes, por ello cuidan muchísimo su imagen y sus campañas están dirigidas a atraer a esta franja de público.

En sus inauguraciones no faltará ese pintacaras donde poder decorar la cara de tu hijo o hija como un gatito, una ratoncita… Les encantará su maquillaje, el colorido de la tienda, todas las cosas chulas que hay y por supuesto los animales que hay dentro.

Y ya la hemos liado, la compra compulsiva de animales, sin plantearse las obligaciones que conlleva, las necesidades que debemos cubrir, los gastos que deberemos asumir, las responsabilidades que asumiremos a largo plazo… son las culpables de la gran mayoría de los abandonos de animales en España.

Y no nos referimos solamente a perros y gatos, que son los que aproximadamente se contabilizan, sino también los miles de hámsters, cobayas, periquitos, conejos, peces… que todos los años son comprados en estas tiendas y que fallecen en menos de un año, porque ni nos preocupamos en conocer cómo ofrecerles un bienestar adecuado ni en la tienda van a perder mucho tiempo en formar a cada una de esas familias que se llevan un animal, si se les muere volverán a por otro y mejor todavía.

Quienes nos dedicamos a realizar proyectos educativos para que la población infantil y adulta realice una tenencia responsable de animales y una adquisición de animales adecuada a sus características y posibilidades, nos llevamos las manos a la cabeza cada vez que abre una de estas tiendas en nuestra localidad.

Auguramos en los próximos meses en nuestro barrio un gravísimo incremento de niños y niñas que van a normalizar la compra de animales, la falta de su bienestar, la falta de responsabilidades que deberían haber sido adquiridas por la familia y por ellos/as y el fallecimiento de los animales.

Todos los ingredientes para que España siga incrementando las cifras de animales abandonados y con falta de bienestar.

Así que por ese puñado de solicitudes de tener un animal por parte de tu hijo/a, sin haber considerado todo lo necesario, estarás contribuyendo a que lejos de mejorar la situación de los animales en España empeore, pero todavía mucho pero, estarás dando una pésima lección a tus hijos e hijas sobre la convivencia entre las personas y los animales.

diciembre, un perro en el árbol de navidad, enero, el perro abandonado

 

Espera Mr. Hueso, que estas tiendas venden menos animales que los que consiguen que se adopten

Muchas personas al leer el apartado anterior pensarán que el cambio de estrategia respecto a los animales que algunas de estas tiendas están realizando, pasando de vender animales a ofrecer la adopción de animales, hay que aplaudirlo y reconocérselo.

En realidad no deberíamos estar orgullosos/as de los datos que reflejan los últimos estudios  que hablan de que aumenta el numero de adopciones y baja el número de ventas.

Muchas normativas de bienestar animal prohíben que los animales se expongan en zonas de paso de personas, para evitar la compra compulsiva y para que no se vea afectado el bienestar de esos animales al estar expuestos a todos esos estímulos. Pero claro, en una tienda pequeña la zona de paso de personas es el escaparate, pero ¿y en una gran tienda de animales en la que entran centenares de personas durante el fin de semana?

Pues por desgracia para los animales se aprueban la licencia de apertura, obviando que esa situación debería impedirse atendiendo a las normativas existentes, en las que se utilizan sus puntos débiles para saltarse estas normativas.

Esos animales que vemos con un cartel de adóptame, tras una valla o un cristal de la tienda, tienen muchas posibilidades de ser elegidos por una familia de forma compulsiva y de sufrir falta de bienestar y problemas en su desarrollo emocional, físico y cognitivo.

Las buenas prácticas en dirección a la reducción de abandonos no deben basarse en que la adquisición de los animales no sea por dinero sino por medio de un contrato de adopción, sino en que sean realizadas tras un buen análisis de la decisión y que los animales que se adquieran se les respete su bienestar animal.

No por no pagar dinero por ese animal eres mejor persona si lo que estás haciendo afecta al animal.

Además no creas que la tienda está perdiendo dinero por ello, al contrario, esta estrategia les genera varios beneficios:

Publicidad: la imagen que da hablar de adopción respecto a venta mejora la percepción del público objetivo.

Reducción de gastos: si hay entidades de protección animal a las que se les llama y se les dice que queda hueco para un par de gatos y un perro y se encargan de traerlos y de llevárselos, esta tienda se está ahorrando todas las gestiones de compras, devoluciones y ventas de los animales.

Reducción de problemas: cuando venden un animal, que puede ser que provenga de una “fábrica de animales” nacional o extranjera, con las afecciones para su salud que conlleva, ofrecen una vergonzosa garantía, si se muere ven y te damos otro. En cambio con la adopción este problema no les genera ningún gasto.

Lo que les llena la tienda no es vender animales, sino tener animales dentro: vender un animal les puede suponer unos pocos euros en el caso de pequeños animales, o no más de 200 en algunos otros casos. Los animales son un reclamo para vender millones de euros en productos de alimentación, cuidado, accesorios… Por lo que cada animal que entra en adopción está generando un beneficio a la tienda, les hacéis un favor.

Y es que además muchas tiendas implantan clínicas veterinarias dentro, por lo que muy posiblemente obtengan un cliente por cada animal que salga de la tienda, ya sea vendido o adoptado, así que a más animales que salgan más beneficio para la tienda.

Así que por ese puñado de animales que se adopten (2 o 3 al mes en cada tienda, si hechas las cuentas) estás, con toda tu buena voluntad, incrementando el problema del abandono de animales por razones de compra compulsiva, además de afectando a su bienestar por no tener en cuenta las necesidades de esos animales.

Bob Esponja eligiendo una mascota

 

Ayudan a muchas entidades de protección animal regalando pienso

Esta cuestión es otra de las ventajas de las que presumen respecto a las clínicas veterinarias y pequeñas tiendas de animales de barrio, esas que durante años os dejaban a deber sacos de pienso para cubrir vuestras necesidades.

No hay mejor campaña de publicidad para una tienda de animales que acudan entidades de protección animal y hacerse fotos con su logo, a cambio de un puñado de pienso, porque no solo ese día generarán una gran afluencia de público, sino que cada vez que esa imagen se comparta en las redes sociales de la entidad y de sus voluntarios/as estarán generando resultados publicitarios en beneficio de su tienda.

Sois sus mejores actores y actrices de anuncios, vosotros/as y vuestros perros, pero a cambio de ello perdéis cualquier derecho de imagen y estáis confirmando con vuestra propia imagen y la de vuestra entidad, que esa tienda es recomendable para los amantes de los animales y los propios animales, cuando como estamos describiendo en este artículo esa afirmación no es cierta.

Hagamos cálculos:

Estas tiendas presumen de donar cientos de toneladas de pienso al año, pongamos una cifra redonda 150 toneladas, o lo que es lo mismo, 150.000kg

Dentro de esos kg habrá de todo, sacos a punto de caducar, sacos de pienso de mala calidad, sacos de calidad media, sacos de calidad alta. Imáginate los porcentajes de cada uno…

¿Cómo vas a dar esta comida a los animales de tu protectora? ¿Sabes que puedes estar generando problemas de salud con algunas alimentaciones y sobretodo con los cambios constantes de alimentación?

En Mr. Hueso calculamos, tirando por lo alto, que esos 150.000kg de pienso no le cuestan a esa cadena ni siquiera 150.000€. Si tenemos en cuenta que dicen facturar entre 70 y 100 millones de euros, sale una cifra de un 0.17% de su facturación en donaciones anuales, por lo que esa tienda de barrio que te regala un saco de pienso cada vez que llevas un perro a lavar o a revisar a la clínica te está donando más que esa gran tienda para la que has realizado una campaña de publicidad que les costaría bastante más que esos 150.000€

Así que cada vez que acudas a estas tiendas por un puñado de pienso de regalo, piensa en quien realmente está donando a quien.

Un megáfono del que salen logos de facebook email vimeo, twitter, pinteres, whatsapp...

 

Entienden mucho de animales y ofrecen formaciones gratuitas

Esta cuestión es de las más preocupantes de todas, estas tiendas presumen saber mucho de animales y ofrecerte todo lo que necesitas para tu animal.

Pongamos algunos ejemplos de sus muestras de conocimientos:

Hace unos años entré por primera vez en una de estas grandes tiendas y me costó pocos segundos encontrar unos collares que emitían descargas eléctricas en el cuello del perro. Llamé a una empleada y le conté que supuestamente uno de mis perros lo pasaba muy mal al quedarse en casa y sin dudarlo me recomendó ponerle uno de estas herramientas dañinas para los animales. No contento con ello le dije que ya había probado alguna marca y no conseguía resultados, llamó al encargado, el cual me indicó el que más potencia ofrecía y que tenía la opción de poner dos petacas en el mismo collar, que con eso seguro que el perro dejaba de ladrar….  olvidó decir que también era posible que dejara de vivir…

 

En sus páginas web suelen tener una sección de “consejos”, en donde puedes encontrar cosas como esta recomendación si tu perro tira de la correa:

“Si el paseo va más o menos bien, en vez de sentarlo cuando tira puedes darle un tirón brusco pero breve (algo que no lo lastime) con la correa y le dices NO. Cuando vuelva a tu lado lo felicitas y continúas. Con esto, el perro aprende que cada vez que tira le obligas a detenerse de algún modo y él demora más en llegar a donde quería. Recuerda que es mucho más efectivo dar tirones cortos que tirar constantemente, pues el perro se acostumbra a caminar así y tira con más fuerza.”

O este otro sobre dejar subir a tu perro al sofá: “Cuando permites a tu perro estar en tu sofá o en tu cama, el instinto les dice que son iguales o superiores a los humanos en la jerarquía de la manada. Para algunos perros, esto puede acabar en un comportamiento territorial…  …”En general, los perros que son tratados como miembros iguales de la familia tienden a ser menos respetuosos con los comandos del dueño y las reglas de la casa. Los problemas de comportamiento son mucho más comunes con perros a los que se les permite subir al sofá.”

 

En sus estanterías podrás encontrar todo tipo de materiales inadecuados, algunos directamente y otros puestos en armarios y mostradores para ocultarlos parcialmente al público, cuyo uso provoca miedo y dolor en tu animal y que el Convenio Europeo de Protección de los Animales de Compañía prohíbe usar por particulares y por adiestradores/as. En este artículo te hablábamos de los riesgos de elegir materiales inadecuados para ti y tu animal.

Dime con quién andas y te diré quién eres

 

Algunas de ellas te ofrecen unos “bonos” para resolver algunos problemas de tu perro por medio de empresas externas a ellos/as y charlas gratuitas periódicamente.

Y en esta cuestión, como profesionales del sector, debemos comentar que es tan importante el contenido como el continente.

¿Qué queremos decir? Que una empresa en cuyo negocio importan poco los animales, más allá de generar dinero, que vende herramientas cuyo uso está prohibido en muchos países, comunidades y municipios por ser dañinos para los animales, que facilitan la adquisición compulsiva de animales y que sus consejos profesionales se basan en teorías rechazadas hace muchos años por ser incorrectas y provocar problemas en la educación y la convivencia entre las personas y los animales NO PUEDE SER EL MEJOR LUGAR PARA ENCONTRAR UN SERVICIO DE CALIDAD EN EDUCACIÓN O ADIESTRAMIENTO CANINO.

Si en la tienda compras un bono para que tu perro deje de tirar en dos sesiones por 150€ no esperes que se molesten en analizar las causas de por qué vuestro paseo no es adecuado, que os ayuden a diseñar un paseo adecuado o que te enseñen a entender por qué estáis en esa situación. Has pagado 150€ por unos resultados, pero te aseguramos que no tendrás lo que buscabas, ni aunque el perro deje de tirar, porque será a consta de vuestro bienestar.

Igualmente por cada uno de esos “bonos” entre 60 y 490€, que si hubieses acudido a un profesional directamente habrías obtenido un mejor servicio y a menor precio.

¿Qué ocurre entonces? que volvemos a mercantilizar al animal, de una forma muchísimo peor que cuando lo compramos, porque aquí estamos comercializando con su bienestar.

Así que por ese puñado de euros con los que querías educar a tu animal es posible que obtengas más problemas que soluciones, que tu animal pase de tener un pequeño problema a un gran problema y quien vuelve a ganar con todo esto, la tienda de animales, que obtiene público y beneficios de cada una de estas iniciativas sobre educación y adiestramiento animal.

unj perro llevando al dueño con una cadena al cuello

 

Hagamos un resumen:

  • Por el puñado de euros que quieres ahorrarte acudiendo a estas tiendas estarás favoreciendo que tus vecinos/as cierren las suyas, esos que conocían a tu animal y os cuidaban con calidad.
  • Por el puñado de euros que les pagarás, conseguirás que sus trabajadores/as no te ofrezcan una buena calidad de servicio y que sus condiciones laborales no sean las adecuadas.
  • Por ese puñado de personas que acudirán cada fin de semana, otros negocios verán bajar definitivamente sus persianas, por no jugar con las mismas reglas del juego.
  • Por ese puñado de solicitudes de tener un animal por parte de los/as niños/as, estaremos aumentando las cifras de abandono de animales y falta de bienestar en los animales de compañía, además de generar un aprendizaje inadecuado para esos/as futuros/as adultos/as que deberían aprender de niños/as a respetar a los seres vivos.
  • Por ese puñado de animales que se adopten, ¿cuántos serán devueltos y abandonados de nuevo por las adquisiciones compulsivas? ¿Cuántos serán comprados al ver los del escaparate? ¿cuántos de estos animales adoptados sufrirán falta de bienestar en el proceso?
  • Por ese puñado de sacos de pienso, conseguirás hacerles la mejor campaña de publicidad gratuita que puedan tener.
  • Por ese puñado de consejos o formaciones, de dudosa calidad por el contenido y por el continente, muchos animales acabarán abandonados por una de las principales causas en España, los problemas de comportamiento, sobretodo cuando se promociona el uso de herramientas inadecuadas.

 

Algunos consejos finales:

 

 

Suscríbete a nuestra lista de difusión para recibir todos nuestros artículos y noticias.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario