Consejosun perro asustado bajo la cama

 

Muchas personas nos relatan sucesos que cambiaron la forma de comportarse de su animal, en algunas ocasiones sin que supiesen o pudiesen revertir las consecuencias del suceso y en muchas otras solamente tras dedicar mucho tiempo y con ayuda de un profesional.

 

Este es un artículo de reflexión, para que te ayude a entender lo que para otros perros supuso el “solo fue una vez”, con el objetivo de comprender mejor que cada día debemos actuar de la forma más adecuada con nuestros animales, observando su comunicación y necesidades y acompañándoles en su día a día, porque un único día, una única ocasión puede hacer que cambie a peor su calidad de vida y nuestra relación.

Y al final del artículo encontrarás unos consejos desde Mr. Hueso

 

Los nombres en las historias están modificados, pero son historias reales que sus familias nos han transmitido:

 

Solo fue una vez la que una persona que contratamos le puso un collar de ahogo a nuestro perro Tim, pero pasó varios días desconfiando de todas las personas, incluida su familia.

 

Solo fue una vez la que llegaron visitas a casa y lo sacamos al balcón para que no molestase, pero a partir de ese día no toleraba niños/as cerca.

 

Solo fue una vez la que Alberto se lo llevó a correr, desde entonces reacciona hacia los/as corredores/as

 

Solo fue una vez la que le pegamos al gruñir a nuestro nieto Juan, al día siguiente no gruñó antes de morderle.

 

Solo fue una vez la que reconozco que perdí los nervios, ahora se orina en un rincón cuando llego a casa.

 

Solo fue una vez la que le llevamos a las fiestas del barrio sin entender su incomodidad, ahora tiene mucho miedo cuando hay mucha gente alrededor

 

Solo fue una vez la que se me cayó el flexi al suelo, pero corrió asustado con él persiguiéndole hasta que lo atropellaron

 

Solo fue una vez la que lo llevé a esa peluquería canina, ahora no hay quien le bañe

 

Solo fue una vez la que no atendí su comunicación y me mordió en la mano, ahora le tengo miedo

 

Solo fue una vez la que le pilló la cola la puerta, ahora tengo que sacarlo en brazos

 

Solo fue una vez la que le llevé a aquel parque de perros y le atacaron, ahora no tolera a ningún perro cerca

 

Solo fue una vez la que acepté cuidar al perro de la vecina, 2 meses después tuvimos cachorritos

 

Solo fue una vez la que le llevé a esa clínica veterinaria barata, ahora hay que ponerle bozal para poder vacunarle

 

Solo fue una vez la que mi hija pequeña le sacó sola, era una tarde de verano, me llamó la policía que les había mordido un perro a la niña y al perro

 

Solo fue una vez la que le dejé en el coche aparcado, cuando salimos estaba medio muerto

 

Solo fue una vez la que le até en la puerta de la tienda, al salir lo habían robado

 

Solo fue una vez la que les dejamos solos jugando, al oír sus gritos echamos a correr, mi hija había caído sobre el perro y este le mordió

 

Solo fue una vez la que le chillé, pero tardé meses en que volviese a confiar en mí

 

 

Muchas historias comienzan por “solo fue una vez”, pero puede ser suficiente para arrepentirnos, así que te damos algunos consejos:

  • Aprende sobre perros antes de vivir con uno, te ayudará a evitar gran parte de los errores (puedes ver nuestro vídeo con consejos antes de tener un animal)
  • Observa y respeta su comunicación, si el perro está incómodo lo mostrará mucho antes de que exista un problema del que nos arrepintamos, los perros se comunican continuamente
  • Respeta sus necesidades, un perro feliz estará más preparado para gestionar las dificultades y actuar de mejor forma
  • Cuando ocurra un suceso o conflicto si atiendes al animal y conoces cómo funciona el aprendizaje animal, podrás convertirlo en una mera anécdota en vez de que la experiencia os acompañe a lo largo de toda vuestra vida
  • Si no sabes solucionarlo por tu cuenta no tardes en llamar a un/a profesional, cuanto antes se trabaje más fácil y más barato será
  • Acude únicamente a profesionales respetuosos contigo y con el animal (puedes leer nuestro artículo ¿En quién confío para que me ayude con el perro?)
  • Elige un buen material para los paseos.

 

No podemos controlar todo lo que vaya a ocurrir en la vida de nuestro animal, pero si aprenderlo todo de ellos para ayudarles en las dificultades, porque ante un error o circunstancia imprevista deberemos ambos realizar un aprendizaje beneficioso.

Nuestro mejor consejo es lee y fórmate, y si te gustó el artículo puedes leer nuestros artículos y/o asistir a nuestras formaciones.

Y si quieres que te ayudemos aquí te contamos cómo lo podemos hacer.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario